kykeon, algo más que el alucinógeno de los misterios elusinos

Posted: July 31st, 2014 | Author: | Filed under: Ciencia, Cultura, Medicina | Tags: , , | No Comments »

Captura de pantalla 2014-07-31 a la(s) 13.13.00

 

Volvemos de Castilfrío de la Sierra, Soria, tras participar en los VII Encuentros Eleusinos en los que, claro, se habló de Eleusis y del sacramento por excelencia de los misterios que allí se celebraban: el kykeon. Muchos ignorantes del mundo clásico conocemos la historia de los misterios eleusinos por el famoso libro de Wassson, Ruck y Hofmann El camino a Eleusis. En este libro se cuenta lo que se conoce de la preparación y ritos de dichos misterios y se especula que el kykeon era el sacramento con el que se comulgaba y que podría tener efectos psicotrópicos. Concretamente, el kykeon podría haber estado elaborado con una sustancia de origen natural parecida a la LSD proveniente del cornezuelo del centeno, un hongo parasitario de las gramíneas. La composición exacta del kykeon se desconoce y parece que había pena de muerte para quien desvelara el secreto tanto de su composición, como de lo que realmente ocurría en las ceremonias en las que el kykeon se bebía.

Volviendo de esa maravillosa (y mágica) tierra que es Soria a este parque temático para turistas que es Barcelona, me preguntaba hasta qué punto es cierto que un secreto pueda guardarse durante casi 2000 años, que fue el tiempo que duró la celebración de los misterios eleusinos, hasta que vinieron los bárbaros de los cristianos y destruyeron el templo. ¿Era el kykeon realmente una pócima secreta y destinada exclusivamente a la celebración de los misterios? La duda empezó a asaltarme al recordar haber leído en algún sitio otra especulación: que Sócrates fue condenado a muerte por haber revelado el contenido del kykeon y por haber celebrado fiestas privadas en su casa donde repartía el brebaje.  Si Sócrates conocía el secreto e incluso realizaba un uso recreativo del mismo, él no debía ser el único ni el uso del kykeon podía ser exclusivo de los misterios. Que 2000 años son muchos años, caramba.

Así que buscando literatura científica sobre el kykeon me he topado con este artículo en el que se explica cómo el kykeon no solo era utilizado como sacramento en los misterios, sino que era una medicina utilizada para reanimar a los heridos en la guerra o para reponer fuerzas a los agotados guerreros tras horas de batalla. Así parece quedar reflejado en la Iliada, la obra de Homero que narra los 10 años de la guerra de Troya. Según los autores del artículo, en el capítulo XI, la descripción de la composición del remedio que prepara la enfermera Hecamede al rey Nestor (ver imagen) no sería otra cosa que kykeon. La Ilíada, de hecho, es todo un tratado de la medicina, cirugía y cuidados de enfermería de la época. Que 10 años de guerra son también muchos años con sus flechas, desgarros, rompeduras de huesos y demás bestialidades, todas minuciosamente narradas por Homero.

Este uso profano de un producto considerado como sagrado por la culturilla psiquedélica no responde a una excepción, sino que es la regla. Entre el puritanismo psiquedélico se nos repite machaconamente que no hay usos recreativos de lo que ellos llaman “enteógenos” (palabra horrible que ya me he encargado de destrozar en otros textos por lo que no voy a reincidir aquí). Hay abundantes pruebas de que sustancias alucinógenas son utilizadas en pueblos, por ejemplo, amazónicos, efectivamente en rituales mágico-religiosos, pero también para guerrear, para divertirse y hasta para follar. De hecho, muchos de los críticos del uso profano de los psiquedélicos en privado actúan de manera diferente a lo que predican en sus discursos públicos. Ejemplos de usos recreativos, bélicos y maliciosos de los alucinógenos amazónicos pueden encontrarse en libros como Los jíbaros, cazadores de sueños, de Txema Fericgla, El río, de Wade Davis, o Yanomamo, la última gran tribu, de Napoleon Chagnon. ¿Por qué no iba a ser diferente en la Grecia clásica?

Sea como fuere, si es cierto que Sócrates fue condenado a muerte por desvelar y consumir de forma recreativa el contenido del kykeon y de los misterios, estaríamos asistiendo a la primera persecución prohibicionista de la historia de la cultura occidental. Ya sabemos pues de dónde nació ese perverso deseo enfermizo de control que tanto le gusta ejercer a la casta política y sacerdotal.

 

Be Sociable, Share!


Leave a Reply

  • *

    code